Casi 1,000 millones de personas olvidadas por la tecnología