Tormenta magnética solar, ¿un peligro para la Tierra?