¿Las bacterias que viven en el Metro son peligrosas?