Gustavo Tomé, el auténtico tiburón mexicano