Ya es una realidad: piel artificial capaz de ‘sentir’ frío y calor