Apple depende de Samsung… más de lo que te imaginas