Jayro Díaz, el niño inventor que protege las paredes de los grafitis