Cada segundo muere una persona por enfermedades cardiovasculares