La calidad de sus contenidos ‘blinda’ a Netflix ante hackeos