Drones, software y satélites, tecnología para afrontar las lluvias