¿Por qué debemos de acostumbrarnos al ransomware?