Sin miedo al miedo, ¿por qué es bueno para tu salud?