Meditación, ¿alternativa para controlar el estrés?