Notimex

Tras siete años de trabajos constantes en un predio ubicado a espaldas de la Catedral Metropolitana, los restos del principal Templo de Ehécatl (dios mexica del viento), así como de una esquina del Juego de Pelota de la antigua Tenochtitlán han quedado al descubierto en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Una gigantesca estructura circular dedicada al dios azteca del viento y parte de la cancha donde el conquistador Hernán Cortés apreció por primera vez el ritual juego de la pelota, fueron presentados por el INAH y la Presidencia de la República.

Los vestigios a la vista -una gran plataforma semicircular sobre una estructura rectangular aún mayor- permiten deducir las monumentales dimensiones que tuvo el antiguo templo del dios del viento, Ehécatl-Quetzalcóatl, y que los investigadores estiman en 34 metros de largo y unos cuatro de alto.

1Hallazgo histórico

A través del Programa de Arqueología Urbana (PAU), en distintos lapsos se ha efectuado la liberación del edificio dedicado al dios mexica del viento, de más de 30 m de longitud. Foto: Héctor Montaño, INAH.

2En el corazón del Centro Histórico

Arqueólogos del PAU, localizaron los restos de la principal cancha de Juego de Pelota de Tenochtitlán. Foto: PAU-INAH.

3Estructura dedicada al dios del viento

El INAH identifica los restos del Templo de Ehécatl. Foto: Héctor Montaño, INAH

4Donde vio Cortés el Juego de Pelota

Se localizaba frente al adoratorio de Tláloc, deidad fecunda que residía en el Templo Mayor junto al dios guerrero Huitzilopochtli. Foto: Héctor Montaño, INAH.

5Ehécatl-Quetzalcóatl

Piso de lajas, correspondiente a la Etapa VI (hacía 1486 d. C.) Foto: Héctor Montaño, INAH.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre