Llanto de bebés puede ayudar a detectar enfermedades