Este nuevo wearable podría revolucionar diagnósticos médicos