Así fue como el Sol arrasó con la atmósfera de Marte