Los gatos no son huraños, es que no los entendemos