Tetris y Candy Crush, herramientas para reducir traumas