Brexit, ¿efecto de las fallas de la era digital?