¿Realmente sólo ocupamos 10 por ciento de nuestro cerebro?