Magnicidios reales y ficticios: ¿por qué llaman tanto la atención?