El negocio del que todas las tecnológicas quieren ser parte