El mexicano que ‘repara corazones’ con tecnología