Libertad y equidad educativas: la mejor inversión para Latinoamérica