PRIDE, la app mexicana que podría salvar tu vida