Canadá, Australia y Brasil los nuevos Silicon Valley