La realidad virtual, un mata miedos