¿En verdad se ‘rompe el corazón’ por una decepción amorosa?