Contaminantes químicos, otra amenaza para los osos polares