Entre la dignidad y la indignación