En 2016, grandes empresas apostaron por los autos autónomos