Carrera a Marte: las miradas se vuelven hacia Trump