Pekín decreta “alerta roja” por contaminación