Con o sin startup, la mentalidad emprendedora es para todos