Prevenir infartos o acabar con la gripe: el futuro de la innovación europea