Este estudio podría predecir sequías e inundaciones