Trump, el presidente que no apoya a la ciencia