¿Le temes a los payasos? La ciencia te dice por qué