El implante que podría terminar con la paraplejia