La mejor fotografía del mundo animal fue hecha con una GoPro