Monos que fabrican armas pueden cambiar nuestra historia