Bob Dylan, el Nobel que inspira a la ciencia