Otoño: días cortos y noches largas, ¿por qué?