Supercomputadoras reconstruyen el primer instante de la Vía Láctea