Freddie Mercury ya tiene su propio asteroide