Un nuevo tratamiento podría detener el Alzheimer