Trump vs. Clinton: mundos aparte en la ciencia