¿Por qué se nos pone la ‘piel de gallina’?