Adiós a las oficinas. La flexibilidad gana terreno en México